Esta entrada no es sobre un libro, pero sí está muy relacionada con  la manera de divulgar los avances en ciencia y tecnología de una manera más sugestiva.

Un ejemplo es el artículo «Llevaremos internet en el cerebro gracias a un módem implantable» que se presenta con un formato de noticia en un periódico online, escrito por el periodista científico Juan Scaliter.

No resalta que sea ficción, aunque lo menciona más o menos debajo del título y nos demos cuenta por las fechas que aparecen y por el contenido, aunque de primeras nos puede hacer dudar qué es lo que existe ahora y qué es lo que se está elucubrando.

El proyecto en sí, una interfaz avanzada entre cerebro y ordenador, es muy interesante, pero con esta forma de presentarlo -utilizando una de las técnicas más habituales de la ciencia ficción: imaginar un futuro extrapolando avances tecnológicos recientes- creo que capta aún más nuestra atención. Nos vislumbra algunas posibilidades extraordinarias de esta tecnología (plausibles, aunque ya veremos si viables) que pueden llegar a ser bastante inquietantes, como el hackeo de mentes, como si fueran un dispositivo más del Internet de las cosas.

El ‘artículo’ parte de la investigación que está desarrollando la compañía Paradromics para conseguir una comunicación de banda ancha entre nuestras neuronas y dispositivos digitales (ordenadores, cámaras, robots,…) con fines terapeúticos:


No es el único proyecto en este campo. Que conozca, está también Neuralink, una compañía fundada por Elon Musk (ya sabes, Tesla…), que precisamente hará en breve una presentación comunicando algún avance o novedad sobre el desarrollo.

Nota (actualización): este artículo resume los avances y retos de Neuralink presentados por Musk que comentábamos en el párrafo anterior

El primer objetivo de esta tecnología es ya en sí tremendamente ambicioso, pero si se demuestra factible, ¿por qué no pensar en que se pueda algún día aumentar exponencialmente nuestras capacidades con este tipo de interfaz, ordenadores y hardware especiales (¿también computación cuántica?) y la aplicación de la IA?

Por echar a volar la imaginación que no quede, porque de paso nos iremos planteando ya los enormes retos y cuestiones éticas que pueden surgir (y no a posteriori como pasa más de una vez). Como buena ciencia ficción es lo que sugiere y consigue el artículo.


Créditos: imagen extraida del video de presentación de Paradromics

 

Última modificación: 23/06/2020