Como comenté en la entrada sobre Logicomix quería comprobar qué resultado se puede conseguir utilizando un medio como el cómic para divulgar ciencia.

Hice una siguiente prueba con el libro «El misterio del mundo cuántico» del físico teórico Thibault Damour y el autor de novelas gráficas Mathieu Burniat.

Tras una primera lectura rápida, como cuando ‘devoraba cómics’ de pequeño, me quedó una impresión positiva, aunque pensando que se dirigía a lectores sin conocimientos –o muy básicos– sobre física cuántica. Vamos, que se pasa un buen rato, es agradable y simpático a nivel gráfico, pero no aprendes nada nuevo si ya has leído un poco sobre esta materia.

Nota: estoy leyendo «Entender los Cómics»  de Scott McCloud (1993), una referencia para comprender los códigos de este medio. Espero apreciar detalles que seguramente me estarían pasando desapercibidos y poder analizar mejor las próximas novelas gráficas que siga leyendo.

Luego, pensando en el objetivo de esta reseña, hice una relectura para aportar algunos comentarios más detallados. Aquí van divididos en pros y contras desde mi visión personal:

Me ha gustado más:

  • Los intentos de explicar conceptos apoyándose en la componente gráfica. Me refiero a que no sean  ilustraciones que meramente acompañan al texto sin aportarle especial significado, sino que realmente ayuden a la comprensión del mismo. Creo que es el aspecto diferencial que pueden aportar los cómics a la divulgación.

    Había más de los que recordaba de esa lectura rápida, quizás porque solo me llamaron la atención los más originales en un principio. He anotado por ejemplo:

    • Los cuantización de la energía propuesta por Planck, el modelo de osciladores y la repartición de energía
    • El intercambio de momento entre cuantos de luz y átomos
    • El modelo de niveles/orbitales atómicos
    • La representación de estados con números complejos representados en círculo de colores
    • Probabilidades asociadas a la función de onda
    • La superposición de estados (y la multiplicidad de mundos)

  • La rigurosidad del texto, a pesar de las limitaciones de extensión que ‘impone’ el medio y que no permiten entrar en suficientes matices y detalles.

  • Una utilización selectiva del color para resaltar determinados aspectos en las ilustraciones y los textos que funciona muy bien.

  • Introducir algunas cuestiones que no suelen verse en libros de nivel básico de cuántica (por ejemplo, las probabilidades en las transiciones de Einstein).

Muestra del comic "Misterios del Universo Cuántico" Damour & BurniatMe ha gustado menos:

  • Páginas que parecían de relleno, sobre todo en las transiciones entre escenarios y personajes. Es lógico que haya viñetas con esa función para que la historia fluya con un ritmo adecuado sin apabullarnos en explicaciones, pero en algunos casos llegan hasta cuatro páginas; lo veo excesivo y además utilizando efectos más o menos repetidos.

  • El no intentar ampliar o mejorar las explicaciones de ciertos conceptos. Un ejemplo (habría algunos más para mí): la ecuación de Schrödinger, donde echo en falta una descripción con una idea cualitativa de los términos.

  • Se describe bien el comportamiento ondulatorio en el experimento de doble rendija, pero no se menciona el comportamiento corpúscular al intentar detectar la partícula. Se habla de ello más adelante en la colisión electrón-átomo, pero ese experimento es básico y crucial en la física cuántica y creo que era conveniente haberlo presentado completo.

  • Parece que la interpretación ‘Many Worlds’ de la mecánica cuántica es la correcta (digo ‘parece’ por cómo la presentan, porque es verdad que no lo cuentan así y además lo aclaran en la entrada de Everett en el anexo). Hubiera estado bien mencionar que hay algunas interpretaciones alternativas, como la de David Bohm y otras.

Otras cuestiones puedes ser más ‘neutras‘ y las veo más o menos positivas según el punto de vista que tome. Pongo dos ejemplos:

  • Hay cuestiones difíciles de explicar a este nivel y utilizando además un cómic, como por ejemplo las matrices de Heisenberg.
    Por un lado está bien que se introduzcan para el lector más familiarizado con la física cuántica y se anime a investigar. Incluso los autores posiblemente quisieran transmitir eso: la idea de que son conceptos abstractos lejanos a nuestra realidad cotidiana (lo dice expresamente Heisenberg en el cómic), pero no se si se entiende o si se podía haber desarrollar algo más.
  • El anexo con explicaciones solo de texto. Puede estar bien para esos lectores más avezados y servirles de complemento, pero es de un nivel superior al tratamiento que se hace de la materia en el cómic  y presenta algunas cuestiones que ni siquiera se mencionan allí.

Hecho este breve análisis del libro me encontré con la review de Brian Clegg en Internet (muy recomendable esta web donde reseña libros de divulgación). Aunque a mí me ha gustado algo más el comic suscribo bastante de lo que dice (bueno, quizás su problema con el olor de la tinta sea algo excesivo 🙂 ).

En resumen, sin parecerme una obra ‘redonda’, creo que tiene unos aspectos muy positivos (posiblemente todos tengamos nuestra parte de razón en alabarla o criticarla) y sobre todo, como también concluye Clegg, aplaudo esta iniciativa y esperemos que sigan apareciendo más cómics que exploren este medio para divulgar la ciencia.

Para finalizar, inserto dos videos sobre el libro para dar una mejor idea. El primero es la presentación de la editorial Norma que ha publicado la edición española:

Y un segundo que es la presentación del libro por los autores. Está en francés (puedes activar los subtítulos en ese idioma que algo ayuda aunque no sepas), y aunque es claramente mejorable desde el punto de vista de conseguir ventas, siempre puede dar una mejor idea de la obra.

Última modificación: 23/06/2020

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.